Remedios Naturales
Spento

Las plantas y las sustancias naturales para el bienestar gastrointestinal

Algunas de las plantas y sustancias naturales más interesantes y fiables que pueden resultar útiles para la acidez y el ardor de estómago, el tránsito intestinal lento, la dificultad de evacuación o la hinchazón abdominal.

Para la acidez-ardor de estómago

La mucosa gástrica, o sea, el revestimiento interno del estómago, está protegida de manera natural frente a los posibles daños del ácido que este contiene, gracias a la acción de la mucosidad producida por la mucosa gástrica, que contiene sustancias activas como los mucopolisacáridos y el bicarbonato.

Pues bien, algunas plantas medicinales son muy ricas precisamente en polisacáridos con acción lenitiva y protectora (gel de Aloe, Malvavisco, Malva), razón por la cual, si se asocian a minerales como la Nahcolita y el Limestone, naturalmente ricos en bicarbonatos y carbonatos, forman una especie de “mucosidad protectora vegetalmineral”, semejante a la que produce el estómago, que se adhiere a la mucosa gástrica, protegiéndola frente a fenómenos irritativos y el ardor sin alterar la acidez natural del estómago.

Por otra parte, la cantidad de minerales (Nahcolita y Limestone) que es necesaria para ejercer la acción protectora anteriormente citada es más bien pequeña cuando estos se combinan con mucílagos vegetales. De esta manera se evitan los típicos problemas de reaparición de acidez y de ardor cuando se toma una gran cantidad de bicarbonato usándolo como antiácido.

Además, la finalidad de la mucosidad vegetal-mineral no es neutralizar la acidez del estómago, sino proteger la mucosa gástrica y reducir los fenómenos irritativos y el ardor.

Para la hinchazón

Cuando el problema es el “vientre hinchado” las plantas más importantes son las “carminativas”, un término antiguo que precisamente se utiliza para referirse a aquellas plantas, casi siempre ricas en aceites esenciales, que poseen la capacidad de reducir los gases intestinales y sobre todo las molestias asociadas a estos.

De las más conocidas e importantes recordamos el Hinojo, la Menta piperita, el Comino, el Cilantro y la Alcaravea. A menudo se utiliza directamente su aceite esencial, en este caso es muy necesario que las formulaciones contengan las dosis precisas de estas plantas. Si la sensación de hinchazón está localizada principalmente en el estómago son particularmente eficaces los productos ricos en estas sustancias, cuyo efecto es bastante rápido, gracias al estímulo que provocan cuando entran en contacto con la mucosa del estómago.

Para las dificultades de evacuación y el tránsito intestinal lento

La miel, conocida por sus propiedades saludables y curativas, para las antiguas poblaciones del Mediterráneo era una “sustancia medicamentosa fundamental”. Su valor era tal que se le atribuía un origen divino: se creía que la miel descendía del cielo y que las abejas la recogían para ofrecérsela a los hombres.

Actualmente la miel es muy utilizada para trastornos de las vías aéreas altas, por ejemplo para la tos, pero antiguamente también se empleaba con finalidades laxantes. Su uso por vía rectal se remonta al 1500 a.C., por los egipcios, que utilizaban supositorios que contenían miel.

La miel administrada por vía rectal, por ejemplo mediante un microenema, induce un estímulo no agresivo de activación de la defecación y si se complementa con una fracción de polisacáridos de Aloe y Malva, a la acción evacuante equilibrada se añade una acción protectora y lenitiva de la mucosa rectal, útil para contrarrestar las molestias, la irritación y la inflamación que acompañan el estreñimiento caracterizado por dificultades de evacuación. Estas dos acciones -la evacuante equilibrada de la Miel y la protectora de la fracción de polisacáridos de Aloe y Malva son particularmente importantes porque la mucosa rectal, de por sí muy delicada, en caso de estreñimiento, con el roce de las heces secas y duras, es propensa a irritaciones. Por lo tanto, estas sustancias naturales pueden ser una solución válida para la dificultad de evacuación caracterizada por una sensación de “tapón” acompañada de molestias e irritación. 

El Sen y el Aloe, plantas medicinales ricas en sustancias activas llamadas antraquinonas, resultan muy útiles para reequilibrar rápidamente las situaciones de tránsito intestinal lento. Del Sen se usan las hojas, del Aloe, en cambio, el zumo. Pero hay que prestar atención, se comercializan muchos productos “naturales”, incluso preparados “al momento” por quien los vende, cuyo contenido no se conoce del todo bien. Hay que leer con atención la etiqueta, pues es muy importante que los productos que contienen estas plantas siempre estén “titulados”, de tal manera que pueda saberse con seguridad la cantidad de sustancias activas que se toman. 

Esto significa, por un lado, que es necesario conocer con exactitud la composición del producto que se utiliza, por ejemplo escuchando las recomendaciones del Farmacéutico, y por otro que las dosis exactas deben establecerse individualmente teniendo cuidado con no provocar evacuaciones de heces líquidas. 

Los extractos de Sen y Aloe normalmente deben tomarse por la noche, para poder obtener el efecto deseado por la mañana al despertarse; se utilizan principalmente en caso de estreñimiento ocasional, o incluso en caso de estreñimiento persistente pero acompañados por una dieta apropiada rica en fibras y únicamente para superar un periodo excepcionalmente difícil. Si se cumplen las indicaciones de empleo y las dosis establecidas estas plantas son seguras y eficaces. En caso de estar tomando medicamentos, dado que pueden existir interacciones, siempre es recomendable escuchar la opinión del Médico o del Farmacéutico, quienes también pueden indicar en qué casos no deben utilizarse (por ejemplo con estreñimiento asociado a colon irritable). En cambio, cuando el tránsito intestinal lento dura cierto tiempo, es fundamental –como se ha visto antes– mejorar la dieta, complementándola con fibras (unos 20-30 gramos al día) y líquidos.

En estos casos es indispensable consumir alimentos integrales, fruta, verdura y tomar fibras “funcionales” según necesidad. De estas recordamos las maltodextrinas resistentes que se obtienen del maíz y que no solo son útiles para el reequilibrio del tránsito intestinal, sino que además son muy tolerables. Gracias a su particular estructura química no dan problemas de hinchazón abdominal, a diferencia de muchas otras fibras alimenticias

Spento